Nice-cream de helado para disfrutar en verano

Veranito, veranito. Ya en algunos países se comienza a sentir la entrada del verano, el aumento de las temperaturas y el sol radiante. Ahora sí que definitivamente provoca un helado. Aquí, en Venezuela, la diferencia de temperaturas no es mucha, pero lo que sí emociona en estos meses es la época de mangos.

Tanto para los que me leen desde Venezuela, como para los que me leen desde otras tierras, decidí compartir esta receta de nice-cream de mango para que disfruten de lo mejor de ambos mundos de una forma saludable.

Antes de entrar en los detalles de la receta, quiero explicarles el término nice-cream: se trata de un helado hecho a base de bananas congeladas. La banana es una fruta con gran contenido de vitaminas y minerales que, al procesarse o licuarse en estado congelado se convierte en una masa de consistencia cremosa que es perfecta para simular la textura del helado. Agregando diferentes ingredientes es posible crear helados de distintos sabores como chocolate, mantequilla de maní, vainilla, canela o frutas. La gran ventaja de este tipo de helado es que no contiene lácteos y además es naturalmente dulce por las bananas.

Las opciones de sabores son infinitas y deliciosas, pero quise compartir con ustedes esta idea del helado de mango por lo refrescante que resulta en el verano. El sabor tropical y la textura cremosa son capaces de tentar a niños y adultos por igual. Además, en algunos lugares es un sabor no muy usual, lo cual hace de su disfrute una experiencia para salir de la rutina.

Pensando en los au pairs que quizás cuidan chicos con requerimientos especiales en la alimentación, me gusta compartir recetas saludables, llenas de nutrientes, con ingredientes naturales que además no sacrifiquen ni una pizca del sabor y el disfrute.

Sin más preámbulos, les dejo esta receta increíblemente simple:

Ingredientes (para dos porciones):
  • 1 banana grande cortada en trozos y congelada.
  • 1 mango mediano cortado en trozos y congelado.
  • Opcional: endulzantes como miel, azúcar u otros.
Procedimiento:

Lleva los trozos de banana a una licuadora o procesador de alimentos y licúa hasta obtener una consistencia cremosa. Agrega los trozos de mango y el endulzante si lo consideras necesario. Continúa licuando hasta que todo se integre y quede una mezcla homogénea. Lleva la mezcla por unos treinta minutos al congelador, preferiblemente en un envase hermético.

¡Listo! No podrás creer la cremosidad de este helado. Sirve en bolitas y disfruta con tu familia anfitriona.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s